La Nueva Lira Octava Edición

Una vez más... La Recuperación Económica, su montada chismología, que abarrota los rostros de sonrisas fingidas y repetidas en cada nueva recuperación, ya no calienta a un alma. Por que lo fluctuante, los dibujitos que grafican ascensos y descensos de factores, no dibujan una puta nueva risa en los nuevos niños, arrojados al mundo al ya cansador ¨a lo que venga¨, ni alimentan bocas ni esperanzas nuevas.

Ya gastadas las frasecitas, ya cansado el espectador y el locutor de este episodio repetido, de este sketch fome y burlón, aun así, se atornillan o se clavan como puedan a esta nueva subidita, arreglando una puerta, haciendo un rico almuerzo, o una loca excepción. Sumándose de algún modo a este vaivén económico en alza momentánea que entusiasma a cada santurrón o bribón de este planeta economicista y repetitivo como columpio o trapecio, que te recoge sin salvarte y te arroja sin soltarte.

Bien vengamos entonces el repunte, el alza, la recuperación económica mundial, y gocémosla no importa. Que no te gatille el desazón de las crisis, fachadas tan bien ensayadas y perfectas, no te sientas colmado. Mientras aun tengamos en crisis nuestras certezas, nuestras almas y nuestros porvenires, seguiremos en el columpio, viendo pasar los paisajes imaginarios y fantásticos que dibujamos en el aire del vaivén, sintiendo la velocidad hacia adelante y el vacío hacia atrás
igual que cuando niños en la plaza.